‘LA INTERPRETACIÓN MUSICAL. FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS PARA SU DESARROLLO.’ POR JOSU OKIÑENA.

“… la construcción del conocimiento necesita contar con las variables de azar, caos e incertidumbre. Contando con esta actitud, voy descubriendo diferentes significados en la composición que estoy estudiando. Esto me exige diferenciar aspectos y marcar la distinción con otros aspectos, que pueden ser indicados posteriormente. Para avanzar en el conocimiento es necesario marcar algún aspecto que en algún momento es más significativo, sin olvidar otros porque, como afirma Spencer Brown, se opera una distinción trazando una marca que separa dos partes, y cuando se efectúa una distinción se indica una parte de la forma, sin embargo, con ella se indica al mismo tiempo la otra parte. Indicar es distinguir, así como distinguir es indicar.

Cada parte de la forma es la otra parte, ninguna es algo en sí misma. Se conoce sólo por el hecho de que se indica esa parte y no la otra. Siguiendo este planteamiento, sólo el observador puede determinar qué lado está indicando. Una vez más quien determina cómo avanzar en el conocimiento es el observador, y la selección de una u otra distinción sólo es expresada por el observador en un tiempo determinado. Esto significa que ha de existir una vinculación entre el observador y el objeto, que se pretende conocer, si se quiere fundamentar el conocimiento desde este planteamiento.”